¿Qué hacer en caso de terremoto?

Cierra llaves de agua, gas y energía eléctrica

Ello, para evitar cortos y fugas. Si no te toma más de unos segundos, pon en el suelo los elementos valiosos; como cuadros, jarrones, floreros, lámparas, cerámicas, etc., que no hayan caído, para evitar que se caigan en las réplicas.

Desaloja áreas peligrosas

Evita pasar por lugares que se ven o que. sospeches que pudieron quedar inestables por su apariencia ruinosa; si no hay más opción, no los sometas a la carga de muchas personas al mismo tiempo. Es mejor que pase una por una.

Haz una lista de las personas que están contigo

Esto es para saber si salieron todas las personas presentes en los espacios a tu cargo, y verificar su estado físico. Las primeras labores de rescate y auxilio son lentas, por el gran desconcierto de todos ante lo ocurrido. En los centros de atención médica se concentran un sinnúmero de personas lesionadas.

En caso de necesidad, presta primeros auxilios

Detén hemorragias sin tocar directamente la sangre ni los fluidos corporales. Si no es realmente requerido, no muevas a la persona herida y espera a personal preparado junto a ella. Si debes hacerlo, no la dobles y trasládala con mucho cuidado, despacio y con la ayuda coordinada de varias personas, sobre una superficie plana, como una tabla o puerta. Manténla caliente. No des líquidos ni alimentos sólidos a personas que no estén plenamente conscientes. Acompáñala y anímala.

Si quedas atrapado…

Ahorra tus energías, pues las vas a necesitar para sobrevivir mientras te rescatan. Es probable que el espacio en el que quedes confinado esté oscuro y con polvo: trata de cubrirte la boca y nariz con un pañuelo o algún tipo de tela, y reconoce con el tacto lo que te rodea. Lanza una señal sonora periódicamente, con tu voz o golpeando rítmicamente los escombros que te cubren (el concreto, una varilla de las estructuras), con un objeto duro. Presta atención si te responden las señales desde afuera, para orientar a los rescatistas. Controla tu respiración con un ritmo lento, profundo y sostenido. En un caso extremo, puedes atenuar la deshidratación consumiendo tu propia orina.

Haz un uso racional de las comunicaciones

Lo que quede funcionando de las redes telefónicas fijas y móviles, es vital para el funcionamiento de los servicios de emergencia. Por eso, úsalas únicamente para informar sobre situaciones que amenacen vidas humanas.

Ojo con el transporte

Al terminar el temblor, conduce con la mayor precaución posible, en razón de los obstáculos en la vía y el desorden del tránsito por la deficiencia de semáforos y el nerviosismo de la gente: todos necesitan llegar rápido, todos creen tener razón y consideran justificado pasar delante del otro. Planifica tus movimientos a lo mínimo necesario, aprovechando los desplazamientos de ida y vuelta para mover a alguien o algo. No te desplaces por cualquier cosa; esto hace consumir combustibles de los vehículos y si se encuentra escaso o restringido no podrás reponerlo con facilidad. Programa tus necesidades de transporte integralmente. Para cortas distancias, mejor cuenta con motos, bicicletas o cualquier otro medio, como caballos, mulas etc.

Revisa las tuberías…

… De los grifos, antes de beber agua de la llave, porque puede estar contaminada, y de aguas negras, antes de descargar inodoros. En estos, mejor forra su interior con una bolsa de basura para utilizarlo, y guarda una buena cantidad de bolsas para este uso.

No enciendas instalaciones eléctricas, fósforos ni velas

Si no hasta varias horas después de que haya podido disiparse el gas de probables fugas.

Si vives cerca del mar, ríos o quebradas…

Desplázate hacia terrenos altos, ante la posibilidad de un maremoto. Fíjate en los ríos y quebradas, porque el sismo puede causar un represamiento aguas arriba de donde tú estés ubicado. Observa si el cauce se reduce de manera anormal, o desaparece, y avisa a los vecinos y autoridades para que despejen las orillas, por la posibilidad de una avalancha.
Si vives en suelos o terrenos inestables…

Deja el lugar. Si es estrictamente necesario seguir ahí, constituye una comisión de vigilancia contra deslizamientos. Haz que claven estacas cada 3 metros, conformando cruces de 5 estacas por cada eje, y ubícalas cada 20 metros en ambas direcciones. La comisión debe vigilar si las estacas se mueven, y avisar para la evacuación inmediata.

  • Cierra llaves de agua, gas y energía eléctrica

    Ello, para evitar cortos y fugas. Si no te toma más de unos segundos, pon en el suelo los elementos valiosos; como cuadros, jarrones, floreros, lámparas, cerámicas, etc., que no hayan caído, para evitar que se caigan en las réplicas.

  • Desaloja áreas peligrosas

    Evita pasar por lugares que se ven o que. sospeches que pudieron quedar inestables por su apariencia ruinosa; si no hay más opción, no los sometas a la carga de muchas personas al mismo tiempo. Es mejor que pase una por una.

  • Haz una lista de las personas que están contigo

    Esto es para saber si salieron todas las personas presentes en los espacios a tu cargo, y verificar su estado físico. Las primeras labores de rescate y auxilio son lentas, por el gran desconcierto de todos ante lo ocurrido. En los centros de atención médica se concentran un sinnúmero de personas lesionadas.

  • En caso de necesidad, presta primeros auxilios

    Detén hemorragias sin tocar directamente la sangre ni los fluidos corporales. Si no es realmente requerido, no muevas a la persona herida y espera a personal preparado junto a ella. Si debes hacerlo, no la dobles y trasládala con mucho cuidado, despacio y con la ayuda coordinada de varias personas, sobre una superficie plana, como una tabla o puerta. Manténla caliente. No des líquidos ni alimentos sólidos a personas que no estén plenamente conscientes. Acompáñala y anímala.

  • Si quedas atrapado…

    Ahorra tus energías, pues las vas a necesitar para sobrevivir mientras te rescatan. Es probable que el espacio en el que quedes confinado esté oscuro y con polvo: trata de cubrirte la boca y nariz con un pañuelo o algún tipo de tela, y reconoce con el tacto lo que te rodea. Lanza una señal sonora periódicamente, con tu voz o golpeando rítmicamente los escombros que te cubren (el concreto, una varilla de las estructuras), con un objeto duro. Presta atención si te responden las señales desde afuera, para orientar a los rescatistas. Controla tu respiración con un ritmo lento, profundo y sostenido. En un caso extremo, puedes atenuar la deshidratación consumiendo tu propia orina.

  • Haz un uso racional de las comunicaciones

    Lo que quede funcionando de las redes telefónicas fijas y móviles, es vital para el funcionamiento de los servicios de emergencia. Por eso, úsalas únicamente para informar sobre situaciones que amenacen vidas humanas.

  • Ojo con el transporte

    Al terminar el temblor, conduce con la mayor precaución posible, en razón de los obstáculos en la vía y el desorden del tránsito por la deficiencia de semáforos y el nerviosismo de la gente: todos necesitan llegar rápido, todos creen tener razón y consideran justificado pasar delante del otro. Planifica tus movimientos a lo mínimo necesario, aprovechando los desplazamientos de ida y vuelta para mover a alguien o algo. No te desplaces por cualquier cosa; esto hace consumir combustibles de los vehículos y si se encuentra escaso o restringido no podrás reponerlo con facilidad. Programa tus necesidades de transporte integralmente. Para cortas distancias, mejor cuenta con motos, bicicletas o cualquier otro medio, como caballos, mulas etc.

  • Revisa las tuberías…

    … De los grifos, antes de beber agua de la llave, porque puede estar contaminada, y de aguas negras, antes de descargar inodoros. En estos, mejor forra su interior con una bolsa de basura para utilizarlo, y guarda una buena cantidad de bolsas para este uso.

  • No enciendas instalaciones eléctricas, fósforos ni velas

    Si no hasta varias horas después de que haya podido disiparse el gas de probables fugas.

  • Si vives cerca del mar, ríos o quebradas…

    Desplázate hacia terrenos altos, ante la posibilidad de un maremoto. Fíjate en los ríos y quebradas, porque el sismo puede causar un represamiento aguas arriba de donde tú estés ubicado. Observa si el cauce se reduce de manera anormal, o desaparece, y avisa a los vecinos y autoridades para que despejen las orillas, por la posibilidad de una avalancha.

  • Si vives en suelos o terrenos inestables…

    Deja el lugar. Si es estrictamente necesario seguir ahí, constituye una comisión de vigilancia contra deslizamientos. Haz que claven estacas cada 3 metros, conformando cruces de 5 estacas por cada eje, y ubícalas cada 20 metros en ambas direcciones. La comisión debe vigilar si las estacas se mueven, y avisar para la evacuación inmediata.